VENECIA

  • Fecha de Viaje: Octubre 2016
  • ¿Cómo llegué a esta ciudad?: Tren desde Viena, Austria
  • ¿Cuántas noches me quedé?: 1 noches
  • Hotel Elegido: Da Tito (en Mestre)

“El Salón más Bello de Europa”

Venecia 2-2

Volvimos a tierras italianas! Nuestro viaja había empezado en Roma. Veinticinco días después (y 8 países en el medio) regresábamos a Italia, empezando a palpitar el final de esta gran aventura. Llegamos a la estación de tren de Mestre luego de un largo viaje de 7 horas y 30 minutos desde la capital de Austria, Viena. Decidimos quedarnos en un hotel en Mestre, que es la parte continental de Venecia. Aquí el servicio hotelero en muchísimo mejor y mucho más barato. Nos decidimos por el hotel Da Tito, ubicado a pocas cuadras de la estación de tren. En este hotel de tres estrellas conseguimos por 28€ una habitación privada con baño privado y desayuno. Que más pedir!

Ir hasta Venecia es muy fácil. Como teníamos nuestro pase  de tren EuroRial, solo teníamos que subirnos a uno de los trenes que salen cada 20 minutos de la estación de MestreLuego de 10 o 15 minutos llegamos a Stazione Di Venezia. Este trayecto también se puede hacer en los bus locales. El camino básicamente es el mismo, la única conexión entre el continente y la primer isla es el Puente de la Libertad. Una vez en Venecia propiamente dicho el objetivo era llegar hasta la Plaza San Marco. El camino más rápido y directo es usar el vaporetto, el taxi acuático de la ciudad. Nosotros decidimos hacer caso a nuestro espíritu aventurero y cruzar caminando toda la isla hasta la plaza. El primer paso era cruzar el Gran Canal. Sus cuatro kilometros de largo dividen a la ciudad en dos.

Vene2Lo siguiente era perdernos por las pequeñas calles de la ciudad, siguiendo los carteles que dicen Piazza San Marco.

Cruzamos varios canales, con sus típicos gondoleros.

_DSC0097

En media hora aproximadamente de lento andar llegamos a la famosa plaza. La verdad es que impacta, era más grande de lo que pensaba. Mide 180 metros de largo por 70 metros de ancho y es la única piazza de Venecia, ya que es resto son piazzales o campos. Su construcción se inició en el siglo IX adoptando el tamaño y forma actual en 1177, siendo pavimentada 100 años después. La Plaza de San Marcos es una de las plazas más bonitas del mundo, Napoleón Bonaparte la definió como “El Salón más Bello de Europa”. La plaza es el lugar más bajo de Venecia por lo que, cuando hay “acqua alta” es el primer lugar en inundarse. Cuando esto sucede, las autoridades colocan pasarelas para el tránsito de los ciudadanos y visitantes. Dependiendo de la época, si tienen suerte (o mala suerte, depende para quien), podran ver la plaza llena de agua.

Los edificios más importantes de la plaza son la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, el Museo Correr, el Campanile (el campanario de la basílica) y la Torre dell’Orologio. Una buena opción, aunque cara, es sentarse en alguno de los cafés de la plaza a tomar algo y escuchar las bandas en vivo.

_DSC0103

La Basílica de San Marcos, que en principio iba a ser una prolongación del Palacio Ducal, comenzó a construirse en el año 828 para albergar el cuerpo de San Marcos traído desde Alejandría. Aunque la obra actual pertenece básicamente al siglo XI, ha sufrido diferentes alteraciones y modificaciones con el paso del tiempo. La basílica actual, de planta de cruz latina y cinco cúpulas, se convirtió en la catedral de la ciudad en 1807. Cuenta con más de 4.000 metros cuadrados de mosaicos, algunos del siglo XIII, y 500 columnas del siglo III.

_DSC0101
Basílica de San Marcos

En el interior de la Basílica el color dominante es el dorado. Los mosaicos de la cúpula de la Ascensión (la cúpula principal) datan de principios del siglo XIII y representan escenas del Nuevo Testamento. Los mosaicos del atrio fueron realizados en teselas de cristal y pan de oro y detallan escenas del Antiguo Testamento. Debajo del altar, sustentado por cuatro columnas de alabastro y mármol, reposa el cuerpo de San Marcos. Aunque la entrada a la Basílica de San Marcos es gratuita, hay algunas partes en su interior que requieren adquirir una entrada: el Museo, el Tesoro y la Pala de Oro.

20s7ypz
Interior de la Basilica

El Museo y los Caballos de San Marcos

El museo de la Basílica de San Marcos es la visita más importante de las tres. Visitando el museo podrán ver de cerca los techos y mosaicos de la catedral, admirar las obras del propio museo y, lo más importante, ver las esculturas originales de los Caballos de San Marcos. Estos cuatro caballos de bronce bañados en oro se encontraban en el hipódromo de Constantinopla y fueron obtenidos como botín en la cuarta cruzada. Las réplicas de estos caballos se encuentran en la Logia dei Cavalli (balcón abierto a la Plaza de San Marcos). La entrada cuesta 5€.

caballos-01

Tesoro

En esta sección podán contemplar los tesoro bizantino de oro y plata procedente del saqueo de Constantinopla. La entrada cuesta 3€.

Pala de Oro

El Pala d’Oro (Retablo de Oro),es una joya de la orfebrería del gótico veneciano, la cual se realizo a base de esmaltes y joyería bizantina. Se encuentra situada detrás del altar mayor de la basílica. El retablo fue encargado por el Dux Pietro Orseolo I aunque el aspecto definitivo data del 1342 cuando el orfebre veneciano Giovanni Paolo Buoninsegna creó una estructura gótica de plata dorada enriquecida por una serie de esmaltes bizantinos y embellecida por cientos de piedras preciosas en el marco del gran esmalte. Todo ello para representar al arcángel San Miguel, rodeado, por una corona de dieciséis medallas con figuras de santos. La entrada cuesta 2€.

Pala-de-Oro

El Palacio Ducal comenzó siendo un castillo fortificado en el siglo IX aunque, después de un incendio, tuvo que ser reconstruido y fue utilizado como fortaleza y como prisión. Combina elementos arquitectónicos bizantinos, góticos y renacentistas. En su interior se encuentran pinturas de Tiziano, Tintoretto y Bellini. Desde el Palacio Ducal 120 dogos dirigieron el destino de Venecia durante casi 1.000 años. La entrada para recorrer el palacio cuesta 19€.

_DSC0111
Palacio Ducal

Mi visita a Venecia fue rápida pero satisfactoria. Por alguna razón, esta ciudad no me enamoró como le sucede a muchos viajero. Esta es una de las cuestiones de viajar que más me gusta, cada uno conecta con las ciudades o lugares que visita de distintas maneras y, creo yo, todas son absolutamente válidas. Volveré a recorrer nuevamente sus calles y visitar sus museos.

Para seguir mi viaje en orden cronológico lee el post de la siguiente ciudad: ROMA.

Les dejo un mapa con mis puntos de interés recorridos durante mi visita a Venecia: