SALTA Y JUJUY

  • Fecha de Viaje: Febrero 2017
  • ¿Cómo llegué a esta ciudad?: Vuelo desde Buenos Aires
  • ¿Cuántas noches me quedé?: 3 noches
  • Hotel Elegido: Shauard Hotel

Soltame Carnaval!

_DSC0206

Visitar el norte de Argentina era una pendiente para mi. Qué mejor que aprovechar el feriado de carnaval para cumplir con este viaje pendiente, y dar una rápido vistazo a Salta y Jujuy.

DIA 1

Arribamos cerca de las 15hs a la capital de Salta en un vuelo procedente de Aeroparque por la empresa Latam. El vuelo duró 2 horas 20 minutos. Una vez en el aeropuerto buscamos un taxi para ir hasta nuestro hotel, en el centro de la ciudad. Hay dos empresas, una de taxi y otras de remis operando en el aeropuerto. Ambas cobran $180 el viaje. También existen unas combis compartidas que te dejan en la plaza principal por $80. Como nosotros eramos 3 nos convenía más el taxi. Veinte minutos más tarde llegamos a nuestro hotel: Shauard Hotel. Este hotel tres estrellas se ubica en la Av. San Martín a cinco cuadras de la plaza principal de la ciudad, Plaza 9 de Julio. Por $280 aprox por noche conseguimos una habitación triple con desayuno incluido. El hotel contaba con un pequeño restauran que ofrecía una variedad de platos sencillos.

 

Una vez instalados salimos a recorrer la ciudad. Salta cuenta con dos calles peatonales paralelas, La FloridaAlberdi, llenas de restaurantes y comercios de todo tipo abiertos hasta tarde. La calle Alberdi sale al costado de la Plaza 9 de Julio. Esta plaza fue históricamente el punto central de la ciudad. Se encuentra rodeada por edificios históricos de aspecto colonial.

 

Entre los edificios más destacados están el Museo Arqueológico de Alta Montaña, La Catedral de Salta – Santuario del Señor y la Virgen del Milagro, su Cabildo (uno de los mejores conservados del país) y el Teatro Provincial.

 

Dentro de la Catedral se encuentra, en el lateral izquierdo, el panteón de las glorias del Norte que tienen los restos de los Grls. Don Martin Miguel de Guemes, Alvarez de Arenales y Rudencindo Alvarado. Héroes de la Patria. La Catedral fue declarada Monumento histórico Nacional en 1947. En una placa de mármol esta escrito como se mantuvo en pie en uno de los terremotos. Su ornamentación exuberante, en oro con incrustaciones de piedras semipreciosas, lapislázuli, cuarzo, esmeraldas, etc. Es sin dudas uno de los mas fastuosos en el país.

Las calles de los alrededores de la plaza están llenos de productos regionales para degustar y comprar. Aquí se respira un aire de tranquilidad, con los cerros de fondo.

 

A pocas cuadras de la plaza se encuentra otra hermosa iglesia, Iglesia San Francisco. Conocida como la Basílica Menor, fue donada por Hernando de Lerma en 1582, se destaca por los potentes colores terracota, oro y marfil que la recubren. Pertenece a la orden franciscana y fue reconstruida en diversas oportunidades luego de varios incendios. La primera etapa finalizó en 1625, en 1674 se construyo un segundo templo y en 1796 fue finalmente terminado. Fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941 al igual que todo el complejo que la compone. La obra fue dirigida por un fraile español nacido en Sevilla de nombre Vicente Muñoz, que fuera también el autor de la Iglesia de San Francisco de Buenos Aires y la magnífica cúpula de la Catedral de Córdoba. Con su campanario separado de la nave central, se la considera las más alta de Hispanoamérica por sus dimensiones de 54 metros de altura. A este campanario se lo denomina “Campana de la Patria” porque fue realizado con la fundición del bronce de los cañones utilizados en la batalla de Salta. El General Belgrano asistió a la misa fúnebre realizada, apenas comenzado el siglo XIX, en memoria de los vencedores y vencidos en la batalla de 1813. En 1926 se inauguró una estatua de San Francisco de Asís, el fundador de la orden religiosa, donada por el gobierno de Italia.
basilio

Por la noche fuimos a cenar a una de las famosas peñas de la ciudad. La gran mayoría se encuentran en la calle Balcarce, entre la Av Entre RiosAmeghino (donde están las vías del tren). Todas ofrecen más o menos lo mismo: platos regionales, comidas típicas del país a buen precio, acompañado con algún show de folclore y danzas típicas de la zona. No vayan muy tarde porque suelen estar llenas, sobre todo los fin de semanas.

DIA 2

Durante los próximos días vamos a estar viajando a Jujuy realizando distintas excursiones de día completo. La primera iba a ser recorrer los pueblos de la Quebrada de HumahuacaPumamarcaTilcaraHumahuaca. Luego del desayuno nos pasaron a buscar y luego de poco más de dos horas de viaja llegamos a nuestra primera parada: el Cerro Siete Colores. El cerro es una formación natural de gran belleza y muy particular. Los colores que presenta son producto de una lenta formación geológica en la cual sedimentaron a lo largo de varios millones de años diversos minerales en varias capas. El Cerro de los Siete Colores se encuentra a un poco más de sesenta kilómetros de distancia de la población de San Salvador de Jujuy. Entre los colores que se pueden ver allí están el verde, el amarillo, el rosa, el blanco, el morado, el café, el rojo y el naranja, que forman un espectáculo natural como pocos en el mundo.

_DSC0339

El primer pueblo a visitar fue Pumamarca. Geográficamente perteneciente a la Quebrada de Purmamarca mas que a la Quebrada de Humahuaca, es el más pintoresco de los pueblos de Jujuy. Ubicada a 2192 metros sobre el nivel del mar, este pequeño poblado prehispánico se ubica 3 kilómetros al este de la Ruta Nacional 9.

aaa

Purmamarca, “Pueblo de la Tierra Virgen” en lengua aimará, está enclavada al pie del policromático Cerro Siete Colores, que le otorga el contraste turístico ideal, por deleitar los sentidos de los visitantes que pasan por la localidad. Sus construcciones de adobe y techos de cardón fue trazado en torno a la iglesia principal de 1648, consagrada bajo Santa Rosa de Lima, hoy declarada Monumento Nacional, por su disposición arquitectónica y por las pinturas e imágenes cuzqueñas que posee en su interior. Sobre su plaza funciona permanentemente la feria artesanal donde es posible adquirir artículos regionales como vasijas, alfombras confeccionadas en telares, ponchos, instrumentos musicales y ropa típica de la quebrada. Por los alrededores de Purmamarca se pude disfrutar del paisaje realizando trekking, cabalgatas o excursiones de turismo contemplativo por el lecho del río homónimo, o por el Paseo de los Colorados, que posee hermosas vistas con conformaciones pétreas que fueron talladas naturalmente.

 

La siguiente parada fue en el Centro Arqueológico Pucará de Tilcara. El Pucará de Tilcara es uno de los numerosos poblados prehispánicos que se distribuyen a lo largo de la Quebrada de Humahuaca. Este sitio arqueológico se encuentra emplazado en la parte media de esta región, sobre un cerro de 80 metros  de altura ubicado en la margen izquierda del Río Grande. Este  poblado, el cual se estima fue ocupado entre fines del siglo XI d.C. y el momento de contacto hispano – indígena (siglo XVI d.C.), presenta una gran concentración de estructuras arqueológicas. Estas estructuras, de las cuales principalmente se visualizan solo los muros y cimientos, son parte de las antiguas viviendas, talleres, plazas, tumbas y espacios ceremoniales, que habitaron los pobladores del Pucará. La entrada cuesta $50.

 

La última parada del día sería Humahuaca. Se encuentra cerca de los 3.000 metros de altura, rodeado de cordones montañosos de gran belleza. El pueblo es la entrada a La Puna jujeña y es la última localidad importante de la Quebrada de Humahuaca, en el camino hacia el norte (La Quiaca). El pueblo al igual que la quebrada toma el nombre de los antiguos pobladores de la zona que fueron los omaguacas. En la plaza central del pueblo se encuentra la Iglesia Catedral Nuestra Señora de la Candelaria donde se destacan las imágenes de los patronos de la ciudad: San Antonio y la Virgen de la Candelaria; también tienen gran valor las pinturas coloniales del interior del templo que pertenecen a la escuela cuzqueña. La plaza siempre está muy animada por la concurrencia de locales y visitantes. A un costado se encuentra el edificio del Cabildo de Humahuaca, en la actualidad funciona como museo y en el reloj de su torre cada mediodía sale una imagen móvil de San Francisco Solano a dar la bendición a los presentes.

 

Otro de los atractivos es el Monumento a los Héroes de la Independencia y al Ejército del Norte, construido por el artista Ernesto Soto Avendaño para conmemorar a los pobladores del norte que lucharon en la guerra por la independencia. El monumento está compuesto por una larga escalinata de piedras que culmina en el grupo escultórico de bronce. Desde el monumento se aprecia una hermosa vista del pueblo. Junto al monumento se puede observar la Torre Santa Bárbara, una construcción de adobe que fue un oratorio de la época colonial.

 

Aquí vamos a almorzar y quedarnos a disfrutar del carnaval. El Carnaval de la Quebrada de Humahuaca es una mezcla de la celebración introducida por los españoles durante la conquista de América y los cultos de los pueblos originarios. Los pueblos de la Quebrada combinan la celebración de Carnaval con sus rituales vinculados a la tierra (Pachamama). La celebración comienza el sábado anterior al fin de semana de Carnaval, cuando grupos de comparsas llegan a las laderas de los cerros que rodean los pueblos para desenterrar al “diablo”, que fueron enterrados al finalizar el carnaval del año anterior. Una vez desenterrado “el diablo” se tiran bombas de estruendo y la comparsa (donde muchos están disfrazados de diablo) comienza a descender a los pueblos bailando al ritmo de músicas tradicionales como el carnavalito jujeño. En todas las comparsas hay músicos con trompetas, redoblantes, trombones, saxo, bombos, etc. Las comparsas llevan un estandarte que las identifican y recorren las calles del pueblo, donde en diferentes casas son invitados a beber.

 

En las calles los diferentes integrantes de las comparsas estás disfrazados y se arrojan harina. Muchos llevan ramas de albahaca (se la considera afrodisíaca) dejando un aroma muy especial por las calles de los pueblos. En las murgas también hay bandas de sikuris que interpretan sus melodías a cada paso. Después de desfilar por las calles de los pueblos, las murgas se reúnen en puntos determinados, denominados “fortín”. En estos lugares se arman peñas con música y baile hasta el amanecer. Fue una gran experiencia vivir el carnaval en estos lugares. Hay mucha tradición ancestral que le da un marco mágico a la celebración. Luego de un par de horas festejo, regresamos a Salta capital, cansados pero con el corazón lleno por los momentos vividos.

_DSC0206

DIA 3

Empezamos temprano nuestro segundo día de excursión. Salimos de Salta capital y recorremos paralelo a la vía férrea del Tren de las Nubes por la Quebrada del Toro.

 

Llegamos al poblado San Antonio de los Cobres, ubicado a 4.080 m.s.n.m. Este lugar es famoso por ser parada del Tren a las Nubes, que viniendo desde Salta llega hasta el viaducto La Polvorilla. De casas bajas, de su edificación se destaca el barrio del personal de la Gendarmería y la Aduana. Durante todo el año el clima es ventoso y muy frío. Aquí paramos para almorzar y recorrer un poco el hermoso pueblo.

 

Atravesamos la ruta 40 hasta llegar a nuestro gran destino del día: las Salinas Grandes, justo en el límite entre Salta y Jujuy. Es una de las mayores depresiones de la provincia con más de 12.000 has. de sal a cielo abierto que encandila por la vastedad infinita del color blanco que las conforman. Un desierto blanco a 4000 metros de altura.

 

Su origen se remonta a entre 5 y 10 millones de años, cuando la cuenca se cubrió por completo de aguas  provenientes de un volcán. La paulatina evaporación de este líquido y sus componentes, es lo que dio posterior forma a este salar que posee una costra cuyo espesor promedio es de 30 centímetros y resiste el peso de vehículos hasta camiones medios. El silencio es prácticamente total y cada paso al avanzar sonará crocante a los oídos.

Luego de una extensa parada comenzamos el descenso por Cuesta de Lipán donde generalmente se avistan cóndores. Hicimos una parada para sacarnos una fotos en el monolito que marca el punto más alto de la zona: 4.170 m.s.n.m.

 

Continuamos el descenso y volvimos al hermoso pueblo de Purmamarca y su Cerro de los Siete Colores. Aquí nos quedamos toda la tarde, a vivir el carnaval con la magia que solo pueden dar estos lugares.

DIA 4

Nuestro último día fue relativamente corto. Teníamos que estar en el aeropuerto a las 16:30hs. Aprovechamos para hacer las compras de recuerdos y productos regionales y dar una última vuelta por la plaza 9 de Julio, antes de almorzar.

 

Como última actividad en la ciudad fuimos al Museo Arqueológico de Alta Montaña, ubicado en la plaza principal. El museo explica los distintos hallazgos sobre la vida Inca en esas zonas de los Andes, desde los elementos utilizados por los primeros exploradores, como los elementos hallados. Tiene como función principal resguardar el hallazgo arqueológico denominado Los Niños del Llullaillaco, lo que logra a través de un modernísimo sistema de criopreservación; y al mismo tiempo, estudiarlo y difundirlo. A través del patrimonio que preserva, trabaja en el resguardo de la cultura ancestral, reforzando la identidad de los pueblos originarios. Hace más de quinientos años, una comitiva ceremonial ascendía hasta la cumbre del volcán Llullaillaco, para culminar con una de las ceremonias más importantes del calendario ritual incaico, conocida como Capacocha. Iniciada posiblemente en la legendaria ciudad de Cuzco, su realización implicó un largo recorrido en tiempo y espacio, y tuvo como protagonistas a los hoy conocidos como Niños del Llullaillaco. Y a más de un centenar de objetos, muchos de ellos exquisitas miniaturas, que los acompañaron en este viaje al encuentro con los antepasados y los dioses. Durante más de cinco siglos, el volcán guardó celoso en su cápsula del tiempo lo que en 1999 se convertiría en uno de los hallazgos más importantes en el campo de la arqueología, y que permitiría a los científicos, posteriormente, reconstruir este aspecto de la vida incaica. Las piezas están muy bien expuestas. La entrada cuesta $75.

 

Estas tierras norteñas tienen una magia inexplicable, pero palpable. Quizás es su tradición y conexión con la Pachamama. Quizás es la calidez de sus lugareños. Quizás sea un poco de ambos lo que atraen a miles de turistas de todas partes del mundo. Me voy con muchos buenos momentos en el corazón y con la promesa de volver por un largo tiempo.

Les dejo un mapa con los puntos importantes de mi vista a la ciudad de SALTA: