FLORENCIA

  • Fecha de Viaje: Octubre 2016
  • ¿Cómo llegué a esta ciudad?: Tren desde Roma
  • ¿Cuántas noches me quedé?: 2 noches
  • Hotel Elegido: Hostel Wow Florence

 

Ciao Firenze, Ciao Europa

Florencia 1

DÍA 1

El día tan esperado había llegado. Luego de meses de planificación, cientos de páginas webs leídas y decenas de mapas analizados estaba en Europa por primera vez. Llegué a Roma en un vuelo directo desde Buenos Aires por Alitalia (13 largas horas). Como Roma era también mi punto de retorno a casa, decidí dejarlo para el final del viaje y así poder recorrerla más tranquilo. Por ende, del aeropuerto de Fiumicino fui en Bus (Terravision, 4€, 40 minutos de viaje) a la estación de Termini sin escala, para luego tomar un tren (Trenitalia) de 1 hs 32 min a Florencia. Si quieren leer mi post sobre Roma hagan clic aquí. Si quieren leer mi post sobre como usar los trenes en Europa hagan clic aquí.

Firenze, para los italianos, es la capital de la Toscana. Cuna del Renacimiento; fue el hogar de grandes artistas como Brunelleschi, Donatello, Botticelli, Leonardo Da Vinci y Miguel Ángel, entre otros. También es la tierra de Pinocho. O mejor dicho de su creador, el escritor Carlo Collodi, seudónimo de Carlo Lorenzini (van a encontrar muchos recuerdos con la figura de Pinocho). Es una ciudad que enamora. Dueña de un encanto único. Un museo a cielo abierto. Florencia fue mi primera ciudad europea en recorrer y creo que por eso se guardó un lugar muy especial de mi corazón.

Con una emoción única de estar pisando tierras europeas (e italianas) por primera vez, bajé del tren en la estación Santa Maria Novella, una de las dos estaciones que posee Florencia (la otra es Firenze Campo di Marte, fíjense cual les conviene más a ustedes).

Stazione_Santa_Maria_Novella_2
Estación de tren Santa Maria Novella

Mochila al hombro, decidí ir caminando hasta mi hostel: Hostel Wow Florence. Ubicado a pocas cuadras del centro histórico, cuenta con una estética de historieta muy original. Colores vibrantes y póster de superhéroes en todas las paredes. Cuenta con áreas comunes (living y terraza), cocina completa, habitaciones privadas y compartidas. Por 22€ la noche conseguimos una habitación para dos con baño privado y desayuno (muy completo).

 

Luego de instalarme en el hostel, salí a recorrer las calles de Florencia. Como había llegado el primer Domingo de Octubre, decidí aprovechar y visitar los museos ya que las entradas eran gratis (en Europa todos los museos son gratis el primer Domingo del mes!!) Mi primer parada fue en la Galleria dell´Accademia (entrada 8€), hogar de “El David” de Miguel Ángel. Luego de una breve fila de 20 minutos ingresamos. Sinceramente me sorprendió el resto de las piezas de la colección de este museo. Una gran colección de instrumentos musicales antiguos, cuadros religiosos con detalles en oro, bustos y estatuas se repartían en las salas del museo.

_DSC0076
Frente de la Galleria dell´ Accademia

 

Sin embargo el gran protagonista del museo es sin dudas “El David” de Miguel Ángel. Sus imponentes 5,17 metros de mármol blanco roba suspiros. El nivel de detalle y realismo te deja sin palabras.

david

Luego de contemplar “El David” por lago tiempo, decidimos que era hora de continuar explorando la ciudad. Nos dirigimos a otro de los puntos más conocidos de Florencia: la Piazza del Duomo. En ella se encuentran la catedral Santa María del Fiore, el Campanile de Giotto y el Baptisterio de San Juan, entre otros. Todos estos edificios están revestidos en mármol blanco y verde dándoles un aspecto único.

Catedral Santa María del Fiore

Comenzó a construirse en 1296 y tardaron 72 años en terminarla. Las dimensiones de la Catedral la convierten en una de las iglesias más grandes del catolicismo: 160 metros de longitud, 43 metros de anchura y 90 metros en su nave trasversal. La altura interior de la cúpula es de 100 metros!!. La cúpula fue construida por Filippo Brunelleschi (su tumba está en una pequeña cripta debajo de la Catedral) casi un siglo después de la finalización de la misma. Con 114 metros de altura y 45 metros de diámetro fue el mayor reto en la vida del arquitecto florentino, un reto que le llevó 14 años. Ingresar es gratis pero hay que vestir decoro como en todas las iglesias de Europa.

Las pinturas del interior de la cúpula fueron llevadas a cabo por Giorgio Vasari y Federico Zuccari. Las distintas escenas fueron pintadas entre 1568 y 1579 y representan el Juicio Final. Se puede subir a la cúpula para poder ver las pinturas más de cerca y tener también una panorámica de la plaza. Son 463 escalones de múltiples tamaños y formas (el último tramo es casi vertical).

Battistero di San Giovanni

Justo enfrente de la Catedral se encuentra el Battisterio. De las tres puertas de acceso a su interior, la más importante es “La Puerta del Paraíso”, situada en la cara orientada a la Catedral. Esta puerta se compone de 10 paneles de bronce con relieves que representan escenas del Antiguo Testamento. Los paneles que se muestran actualmente son copias de los originales ya que, desde 1990, éstos están a salvo de las condiciones meteorológicas en el Museo de la Catedral. En su interior lo más sorprendente es el mosaico bizantino de la cúpula. También encontrarás la tumba del antipapa Juan XXIII, diseñada por Donatello. Para ingresar hay que pagar 4€.

battistero-cupula
Mosaico bizantino de la cúpula.

Campanile de Giotto

La construcción del Campanile comenzó en 1334 siguiendo los planos de Giotto que, desgraciadamente, no vería su obra terminada. Tras su muerte, Andrea Pisano continuó la obra que se dio por finalizada en el año 1359. Al Campanario se puede subir y obtener una de las mejores vistas de la ciudad. Son 414 escalones que llevan a su último piso, a 84 metros de altura.

campanile-giotto-vistas
Vistas desde el Campanile de Giotto.

Hay una entrada conjunta para acceder a todos los edificios de la plaza ( incluye catedral, cúpula, baptisterio, cripta, campanile y el Museo de la Ópera del Duomo). Cuesta 15€. Para más información clic aqui.

Aprovechamos y comimos unas porciones de pizza por un par de Euros en una de las pizzerias de la plaza.

IMG_3438

Seguimos caminando en dirección Sur pasando por la Piazza della Repubblica y el Mercado del Porcellino. La estrella del mercado es la Fontana del Porcellino.  La estatua de la fuente se trata de un jabalí salvaje adulto, realizado en bronce por el maestro barroco Pietro Tacca hacia 1631​ a partir de una copia romana en mármol. Según la tradición popular hay que colocar una moneda dentro del hocico del animal para tener suerte y asegurar tu vuelta a Florencia.

 

A pocos metros del Porcellino se encuentra la Piazza della Signoria, la más importante de Florencia. El edificio más característico de la plaza es el Palazzo Vecchio. Su forma de castillo y su torre de 94 metros de altura son uno de los estandartes de Florencia. Fue construido entre 1299 y 1314 para lugar de residencia y trabajo de los funcionarios de la república. Se puede entrar y recorrer algunas de sus salas. La entrada cuentas 10€.

_DSC0180
Palazzo Vecchio.

Otro destacado de la plaza es la Logia della Signoria o Logia dei Lanzi, un pequeño museo al aire libre.

 

El centro de la plaza la ocupa la Fuente de Neptuno construida por Bartolomeo Ammannati.

_DSC0186-2
Fuente de Neptuno.

DATO INTERESANTE: En todas las ciudades de Italia hay canillas con agua potable para rellenar tu botella.

_DSC0212

Caminamos por la calle del costado de la Loggia dei Lanzi llamada Piazzale degli Uffizzi para llegar a uno de los museos más importantes de Florencia y del mundo: Galeria UffiziSu exposición comprende una de las colecciones de pintura más ricas y famosas del mundo, como también estatuas griegas y romanas, dibujos y estampas. La construcción del edificio comenzó en 1560 por orden de Cosme I de Médici para sustituir al Palacio Vecchio como residencia. En 1581 finalizaron las obras y el edificio comenzó a albergar las innumerables obras de arte que había reunido la familia Médici durante décadas. La entrada cuesta 10€.

 

Entre los cientos de obras de arte que componen la galería las más conocidas son: El Nacimiento de Venus (Sandro Botticelli, 1484), Adoración de los Magos (Leonardo da Vinci, 1481 – Obra inacabada), La Anunciación (Leonardo da Vinci), Virgen del jilguero (Rafael, 1506), La Venus de Urbino (Tiziano, 1538), entre muchos otros.

Sin lugar a duda uno de mis museos favoritos. Estuve horas recorriendo sus corredores admirando grandes obras de arte de la colección de la familia Médici, las más poderosa que supo vivir en la ciudad.

Para terminar este gran día fuimos a cenar al Ristorante Da Mimmo. Obviamente comimos pastas (Lasagna y Fettuccine) a buen precio (20€ aprox). La decoración del lugar es muy interesante, pareciera un pequeño palacio. Muy recomendado.

 DÍA 2

Luego de desayunar en el hostel fuimos a visitar el mercado más importante de Florencia: el Mercado San Lorenzo. Me gusta mucho recorrer los mercados locales, poder ver los productos regionales de cada ciudad y degustarlos obviamente. Cada país, cada ciudad, tiene su propia cultura gastronómica que representa a sus pobladores. Por un rato busco ser un ciudadano más, dejar de ser un “visitante temporal” y disfrutar de la gastronomía local. En la plata baja podes encontrar frutas, verduras, carnes, pescados, pastas, quesos y fiambres, etc.

En el primer piso tiene un patio de comidas con varios restaurantes de todo tipo.

Afuera del mercado, en las calles que lo rodean, hay muchos puestos de ventas de recuerdo y productos de cuero. El cuero de Florencia tiene fama de ser muy buenos. Regateando un poco pueden llevarse algo a muy buen precio.

Probamos un poco de todo dentro del mercado y seguimos caminando por la ciudad, previa parada en una Gelateria. Los helados en Italia merecen un capítulo aparte, son realmente deliciosos.

Flo0274

Helado en mano, nos dirigimos al símbolo máximo de Florencia: el Ponte Vecchio. Los orígenes del “Puente Viejo” se remontan al año 1345 lo que le convierte en el puente de piedra más antiguo de Europa. En los siglos XV y XVI sus casas colgantes estuvieron ocupadas por carniceros y matarifes pero, cuando la corte se mudó al Palacio Pitti, Fernando I ordenó cerrar las tiendas por el mal olor. Desde entonces las tiendas han sido ocupadas por joyeros y orfebres (hasta hoy en día). Otro detalle curioso de la época fue la construcción del Corredor Vasariano, un corredor que recorre la parte este del puente desde el Palazzo Vecchio hasta el Palazzo Pitti. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ponte Vecchio fue el único de los puentes de Florencia que no fue destruido por las tropas alemanas.

Cruzamos el Rio Arno a través del Ponte Vecchio y nos detuvimos a almorzar en un restaurante llamado Zoe. Excelente relación calidad-precio. Comimos una hamburguesa con queso acompañado por papas fritas, unos spaghetti con salmón y espinacas y dos gaseosas por 26€. Luego de almorzar, ya con energías, caminamos por la rivera del río para luego adentrarnos hacia la Piazzale Michelangelo.

 

Dueña de una de las mejores vistas panorámicas de  Florencia. Aquí también encontrarás algunos puestos de recuerdos y comidas. La subida no es pesada, se disfruta el paseo. Imperdible ver el atardecer desde allí.

 

 

Una vez llegado a la plaza, compramos algo para tomar y nos quedamos contemplando la ciudad por largo rato. Fue uno de esos momentos donde pienso y reflexiono sobre donde estoy. Meses atrás había buscado esta vista de la ciudad en Google y me desvelaba imaginándome caminar por ahí. Bueno el día llego, la estaba viendo en vivo y directo. Son esos momentos mágicos donde uno se da cuenta que logró lo que se propuso, por más lejos que pareciera.

Después de largo rato admirando y reflexionando (horas pasamos en esa plaza), volvimos a cruzar el río para ir a la Piazza di Santa Croce y ver la Basilica di Santa Croce di Firenze, la iglesia franciscana más grande del mundo. Su construcción comenzó en 1294. Con 115 metros de longitud y 38 metros de anchura, en Florencia sólo es superada en tamaño por la Catedral. En su interior podes ver frescos de artistas como Giotto, Brunelleschi o Donatello. Algo que caracteriza a Santa Croce son las casi 300 tumbas que hay en la iglesia. En sus lápidas se pueden ver distintas fechas entre los siglos XIV y XIX. Algunos de los personajes más conocidos que reposan en Santa Croce son Galileo Galiei, Maquiavelo, Lorenzo Ghiberti o Miguel Ángel. La entrada cuesta 8€.

Basilica di Santa Croce di Firenze
Basilica di Santa Croce di Firenze

La plaza es un lugar muy lindo para quedarse y observar. Siempre hay varios artistas callejeros mezclados entre los turistas y los locales. Lo que restó de la tarde-noche nos dispusimos a perdernos por las pequeñas calles del centro de Florencia.

Mi visita a esta ciudad fue un increíble, quizás un poco fugaz (me hubiera quedado 1 noche más). Florencia tiene esa magia que enamora y para mí, fue amor a primera vista. Se que volveré… le deje una moneda al Porcellino.

Para seguir mi viaje en orden cronológico lee el post de la siguiente ciudad: NIZA

Les dejo un mapa con mis puntos de interés recorridos durante mi visita a Florencia.